Pregunta del millón para muchos. ¿Pero qué c****** quieres ver en mi CV?

Desespera enviar una y otra vez tu documento sin obtener respuesta. Acabas cabreado y cansado porque…

1. Dedicas mucho tiempo a preparar y adaptar tu CV a la oferta elegida.

2. Acabas hasta las narices de haber dedicado ese tiempo para nada, ya que la mayor parte de las veces obtienes el silencio por respuesta.

¿Qué busco en tu CV? Sin fórmulas mágicas que puedas aplicar, tan sólo te diré que lo más efectivo es usar el sentido común y la capacidad de ponerte en los zapatos del “otro”, es decir, del responsable de selección.

El mundo de la selección de personal es confuso y falto muchas veces de lógica. Así que partimos desde mal punto.

En muchas ocasiones las consultoras de selección y empresas no dan la importancia que merece a este asunto. Gran error.

Las personas que integran una empresa son las que le dan sentido a la misma, pero su búsqueda y selección queda en demasiadas ocasiones relegada a manos de gente sin experiencia, becarios.

Yo no dejaría a un estudiante de medicina efectuar una operación compleja. Seguro que entiendes lo que te quiero decir.

Tampoco es cuestión de menospreciar ni mucho menos su trabajo, pero casi siempre se les encomienda esta tarea sin apoyo ni formación alguna. No es ni mucho menos su culpa.

Para prueba, ¡yo misma!

Mi primer día como becaria en un HeadHunter fue bastante interesante y agobiante a partes iguales. Por si no lo sabes, en un HeadHunter se hace búsqueda y selección de directivos para empresas. Imagina la enorme responsabilidad para elegir a la persona que mejor encaje en el puesto estratégico que te han encargado.

La primera vez que me enfrenté a una pila de decenas de currículum para filtrar me reuní con mi superiora para que me enseñase cómo había que hacer un correcto cribado. Su respuesta fue que usase el sentido común y escogiese sólo aquellos perfiles que cumpliesen con los requisitos que nos había puesto el cliente para el puesto. Imagina la cantidad de matices y las mil y una formas diferentes que puedes presentar una misma información en tu CV.

Te puedo asegurar que aquellas primeras cribas fueron un auténtico desastre y que debí dejarme por el camino a más de un profesional totalmente válido. Lo hice lo mejor que pude, pero ahora desde la distancia me doy cuenta de la escasa importancia que se le da a la formación correcta para hacer un cribado óptimo.

Pocas veces sabrás quién será el lector de tu CV.

El responsable de selección, un becario, la administrativa de una empresa pequeña…  Con lo que la solución más fácil es… ponérselo fácil al lector.

¿Cómo le describirías tu trayectoria profesional a un familiar o amigo?

No es necesario perderse en parrafadas ni tecnicismos. Hasta el perfil más tecnológico puede describirse de un modo más o menos comprensible a cualquier ojo lector.

Cualquiera sabe los bloques imprescindibles de información necesaria en un CV, aunque no está de más recordarlo:

  • Datos personales y de contacto (obvia el DNI, no es necesario). Si tienes perfil de LinkedIn también podrías añadir el enlace en este apartado
  • Breve extracto que explique quién eres, qué buscas y qué puedes aportar (4 frases es más que suficiente).
  • Experiencia profesional que incluya el nombre de la empresa, fechas, tu puesto, cargo al que reportabas, equipo a cargo (si procede) y funciones principales desarrolladas. En este apartado destaco un punto que poca gente incluye y que puede marcar una gran diferencia: logros obtenidos. Mejor en orden cronológico inverso (de lo más actual a lo más antiguo).
  • Formación e idiomas: imprescindible identificar bien las titulaciones obtenidas, los centros donde se cursaron y las fechas. En cuanto a los idiomas hay que especificar el nivel hablado, escrito y de comprensión, así como las titulaciones o certificados obtenidos.
  • Informática – Herramientas tecnológicas.
  • Otros datos de interés: ¿tienes disponibilidad para viajar o cambiar de residencia?, ¿tienes carnet de conducir?, ¿podrías aportar referencias profesionales si entrases en el proceso de selección?. Este tipo de cuestiones es interesante que queden respondidas en este último apartado del CV.

Coherencia

Si envías tu CV a una oferta de trabajo concreta adáptalo para que la información de tu experiencia más relevante destaque sobre el resto.

Esto te puede suceder si por ejemplo en la oferta se da mucha importancia a la gestión de equipos. En este caso es obligado destacar tu experiencia en este ámbito y sustituir por ejemplo algunos de tus logros por otros que validen tu profesionalidad en este ámbito.

… y siguiendo con la coherencia, mucho cuidado con la información que envías con tu CV y la que aparece en tu perfil de LinkedIn o Infojobs. Procura que siempre concuerde, o el responsable de selección pensará que estás falseando datos.

En resumen

Un CV hecho a conciencia, destacando tus puntos fuertes, adaptado a los requisitos (siempre y cuando los cumplas!) escrito con sencillez y estructura comprensible, te allanarán el camino a la entrevista personal.

Siempre se puede mejorar. ¿Te animas?

Opt In Image
Recibe GRATIS un regalo
¡Quiero unirme a la newsletter!

Suscríbete y recibe todas las novedades y consejos de Ventaja Profesional en tu email. Además te regalo el documento "4 grandes consejos para tu carta de presentación". 100% libre de spam.