¿Viste la serie Lost?, ¿recuerdas el gran personaje de John Locke?

Si tus respuestas son afirmativas sabrás perfectamente de lo que hablo en el título.

“No me digas lo que no puedo hacer” es una de sus frases más memorables en varios capítulos.

 

Este personaje es un luchador, y a pesar de su condición física sigue su camino en la vida intentando disfrutar de lo que más le gusta: las aventuras en la naturaleza.

¿Y por qué te cuento todo esto? Porque no deberías dejar que nadie te diga que no puedes hacer algo que sabes que puedes y debes hacer.

La vida está para vivirla (obvio), no para sobrevivir en ella. Así que si tienes un sueño, una meta que alcanzar, un motivo para ser feliz, debes hacer todo lo que esté en tus manos para lograrlo.

 

Los 3 mejores consejos para andar tu camino

 

1. No hacer auto-sabotaje:

El miedo tiende a paralizarnos, a dejarnos anclados en nuestra “zona de confort” y negarnos a explorar nuevas vías. “Mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer”.

Nosotros mismos somos nuestro peor enemigo a la hora de afrontar nuevos retos. No te culpes. Estamos diseñados de este modo y nos cuesta imaginar que realmente podemos conseguirlo.

2. Rodéate de personas positivas:

Si ya estás dispuesto a alcanzar tu meta no dejes que tus allegados te desanimen. Lo más normal es que muchos de tus familiares y amigos intenten echar por tierra tu sueño.

No me cabe ninguna duda, lo hacen porque realmente piensan que es lo mejor para ti. Porque no quieren verte sufrir si al final no consigues ese objetivo pero, ¿qué es mejor?, ¿pasar el resto de tu vida en la zona de confort desarrollando un trabajo que no te gusta, o luchar por tu sueño?

Hagas lo que hagas vas a pasar por buenos y malos momentos, pero el sólo hecho de haberlo intentado merece la pena.

Busca el apoyo de otras personas que estén en tu misma situación, o que ya la hayan experimentado y te puedan contar su testimonio. Las redes sociales como LinkedIn y foros especializados pueden ayudarte a contactar con este tipo de personas.

Nunca has tenido tan a mano como ahora el poder crear una red social a tu medida y efectiva.

3. Mantén siempre una actitud positiva:

Porque tirar la toalla al primer contratiempo no te ayudará en el camino.

Porque la actitud positiva te acerca poco a poco a tomar decisiones correctas y te facilita el proceso.

Porque una actitud pesimista es una rampa directa al fracaso total, y lo peor de todo, puedes arrastrar contigo a las personas a las que quieres.

Todos estos consejos son obvios, pero no fáciles de cumplir. Ni mucho menos. Sólo con trabajo, análisis y constancia se puede llegar a alcanzar el sueño.

Ya sabes. Si ponen en duda que puedas hacer un cambio profesional, que puedas encontrar trabajo a pesar de ser “demasiado joven o mayor”, que puedas emprender, o una situación similar… puedes responder lo mismo que Locke y empezar a a hacer realidad tu objetivo.

NO ME DIGAS LO QUE NO PUEDO HACER

 

 

Opt In Image
Recibe GRATIS un regalo
¡Quiero unirme a la newsletter!

Suscríbete y recibe todas las novedades y consejos de Ventaja Profesional en tu email. Además te regalo el documento "4 grandes consejos para tu carta de presentación". 100% libre de spam.