Buscas empleo y te presentas como candidato a cualquier proyecto profesional que cumpla con tus expectativas.

Imagina el inmenso público potencial que tienes a tu disposición en las redes sociales. Tan heterogéneo, diverso y con necesidades individuales concretas.

Es muy probable que a un pequeño porcentaje de ese enorme conjunto de personas le interese mucho tu perfil profesional, por necesidad de contratarte o por la posibilidad de colaborar en un proyecto específico.

Pues bien, ahora mismo tienes acceso real a todas esas personas, pero no es en absoluto sencillo. Por un lado debes crearte un perfil lo suficientemente adecuado y atractivo como para despertar el interés. Ser tú mismo y saber venderte en cantidad y calidad a partes iguales. Por otro lado, las “reglas no escritas” que rigen los intereses y movimientos de la gente en general son muy difíciles de entrever y pronosticar, lo cual hace muy difícil llegar en el momento oportuno.

La marca personal como herramienta de búsqueda de empleo

La marca personal, tal y como yo la entiendo, es la huella o impresión única y original que causas en los demás. Si no es así pasarás totalmente desapercibido en medio de la jungla. ¿Cuántas personas con tu mismo background están en idéntica situación?, ¿eres igual que ellos o te diferencias en algo?

Hay que desgranar los puntos fuertes y débiles que te definen, empaquetar todo lo bueno en un bonito envoltorio y sacarlo al escaparate de las redes sociales para darte a conocer

Eres único, no lo dudes, tanto para lo bueno como para lo malo. Hay que desgranar los puntos fuertes y débiles que te definen, empaquetar todo lo bueno en un bonito envoltorio y sacarlo al escaparate de las redes sociales para darte a conocer. Ojo, no hablo de “inventarse” algo irreal, sino de hacer visible todo lo bueno que hay en ti.

¿Cómo lo hago?

En primer lugar debes informarte y formarte bien sobre el tema. En el artículo te ofrezco las grandes pinceladas para crear tu marca, pero para terminar de pintar tu obra de arte hay que trazar pinceladas más finas. Te doy los grandes pasos a seguir y tú deberás trabajar sobre ello para sacar adelante el proyecto. En internet existen muchos blogs y webs especializadas que tratan en profundidad el tema. Yo te lo simplifico en 4 pasos:

1. Autoevaluación de competencias

Tienes que descubrir qué se te da bien, qué dominas a la perfección y qué te diferencia como candidato. Existen muchas herramientas para poder sacar esta información, y en internet hay algunas disponibles. Te sugiero un enlace que te puede ayudar:

Test de evaluación de competencias de Quiero Empleo, red de empleo de las Cámaras de Comercio aquí

2. Definir el público objetivo

Una vez que tienes claro lo que te define hay que pensar en el público que querrá “comprarte”. Esto nos marcará la ruta a seguir y los canales en los que queremos estar presentes (LinkedIn, Facebook, Twitter, Xing… etc). Todo va  a depender de tus objetivos finales, ¿quieres trabajar por cuenta ajena o propia?, ¿estás o no interesado en trabajar en un sector empresarial concreto? No te saltes este paso, igual de importante es saber qué vas a vender como a quién. El principio y el final del trayecto, sino estaremos dando vueltas sin orientación ni sentido.

3. Crear tu marca

¿Usarás tu nombre y apellidos o crearás un nombre específico que te defina?, ¿qué palabras serán clave en tu definición?, ¿tienes fotos o imágenes apropiadas para “dar la cara”?

Si quieres destacar debes saber venderte como una primera marca. Sé que eres un gran profesional, pero eso no es suficiente, hay que serlo y aparentar como tal. Repito que no se trata de mentir sobre tu expertise, sino de saber darle forma de premium. Si eres un gran Comercial seguro que no querrás venderte a granel o como marca blanca, sino como una primera marca, algo selecto que merezca la pena. Tu carrera profesional te avala y mereces tener cierto prestigio.

Sé coherente con tu “perfil-marca” allá donde lo tengas publicado. Dale homogeneidad y trátate con mimo y respeto. Dédicale tiempo y ten mucha paciencia, ya que los frutos aparecerán al cabo de un tiempo.

4. Promoción y cuidado de la marca

Una vez que tienes todo en marcha hay que promocionarse, algo fundamental para que la gente que te interesa empiece a conocerte un poco. Participa en debates interesantes, publica algún artículo sobre algo que domines y que demuestre tu valía. Una idea muy interesante es crear tu propio blog profesional. Te das a conocer como experto y es un plus en tu experiencia, ya que te anima a investigar y profundizar en los conocimientos que ya tienes adquiridos por tu formación y trayectoria laboral.

Hay que tener cuidado en este punto, no se trata de hacer campañas de promoción de “yo soy el mejor” (eso es muy fácil y poco efectivo). Hay que ir como una hormiguita, poco a poco y dándote a conocer con tus comentarios, opiniones y artículos sobre los temas que domines. Despierta el interés de los demás por saber más de ti.

¡Eso es todo! Muy importante, recuerda que hay que dedicarle mucho tiempo, paciencia y mimo. Investiga sobre el tema en la red y ponte manos a la obra, una vez que empiezas el camino verás que no es tan complicado, la recompensa por el esfuerzo merecerá la pena.

¿Te ha gustado el post? ¡Difúndelo en tus redes sociales!

 

Opt In Image
Recibe GRATIS un regalo
¡Quiero unirme a la newsletter!

Suscríbete y recibe todas las novedades y consejos de Ventaja Profesional en tu email. Además te regalo el documento "4 grandes consejos para tu carta de presentación". 100% libre de spam.