Me encantaría saber aprovechar al máximo el 100% del tiempo que tengo disponible para trabajar mi blog.

Una hora bien aprovechada puede cundir lo mismo que 2 ó 3, pero una hora perdida es una losa en tu rendimiento y conciencia.

La buena gestión del tiempo no es sencilla, pero puede mejorarse progresivamente si estas dispuesto a ello.

Los top-killer de tu productividad

 

Internet, el ying y el yang de la mayor herramienta de trabajo.

¡Qué tentador abrir nuevas pestañas de navegación mientras se está trabajando!, ¿verdad? Por esa razón proliferan los programas que facilitan el trabajo “sin distracciones”. Somos curiosos por naturaleza, y es muy atractivo tener a un sólo clic las últimas novedades de tu familia, amigos y conocidos.

La integración de las nuevas tecnologías a nuestra vida cotidiana ha llegado a tal punto, que nos sentimos incompletos si no llevamos constantemente pegada a nuestra mano el smartphone o la tablet.

Piénsalo. Salir de tu casa sin el móvil es inconcebible, y si se te olvida y tienes que pasar toda la mañana sin él acabas angustiado por no poder estar localizado e informado en todo momento.

¿Te imaginas tu vida sin Facebook, Twitter, WhatsApp…?

Pues siento decirlo, pero sin auto-control no hay rendimiento.

Imagina que te has propuesto pasar al menos una hora y media todos los días en internet para la búsqueda de un nuevo empleo. Si quieres rendir al máximo deberías hacer lo siguiente:

Lo primero de todo será dejar el móvil en silencio y fuera de tu vista.

Antes de sentarte frente al ordenador haz un listado de las tareas que quieres realizar ese día (repasar las nuevas ofertas de los portales de empleo, terminar de preparar un CV online para enviarlo a un contacto que trabaja en una consultora de selección, abrir un debate en LinkedIn sobre un tema en el que destaques como profesional… etc).

Inicia internet y deja desde el primer momento abiertas sólo las pestañas que necesites utilizar: portales de empleo, linkedin…

Utiliza una herramienta online que te ayude a controlar los tiempos de trabajo (yo utilizo por ejemplo Moosti para Google Crhome, muy útil y sencillo de usar) y según vayas completando tu listado de tareas ve tachándolas.

Cuando se agote tu tiempo de trabajo para. Mañana continuarás donde lo has dejado, y así te acostumbrarás poco a poco a mejorar tu autoexigencia.

La procrastinación, (qué palabra más horrible).

“Haz mejor mañana lo que podrías hacer hoy”, esta frase resume el significado de la procrastinación.

Entre tú y yo… es mi criptonita.

El ir retrasando sin sentido aquellas acciones y tareas que perfectamente podrías empezar hoy es un autoengaño.

Nunca vas a tener un momento 100% idóneo para ponerte manos a la obra, y sin embargo solemos pensar que que lo mejor es esperar a ese momento utópico.

Para tener éxito debes entrar en acción, y eso conlleva el equivocarte de vez en cuando. Si dejas de concebir los errores como una losa y lo asumes como un aprendizaje del camino, estarás más cerca de alcanzar tus metas.

Remedios para hacerles frente

Para hacer frente a la tecnología DOMÍNALA, aprende a marcar tú los límites y no dejes que las redes sociales acaparen toda tu energía.

Contra la procrastinación usa la FOCALIZACIÓN. Analiza seriamente qué objetivos quieres alcanzar y qué acciones son las que te acercarán a ellos. Cuando lo tengas claro tan sólo tendrás que entrar en acción, ¡sin más esperas!

No dejes que éstos top-killer se adueñen de tu vida y mejora tu productividad.

¡Ánimo!

Opt In Image
Recibe GRATIS un regalo
¡Quiero unirme a la newsletter!

Suscríbete y recibe todas las novedades y consejos de Ventaja Profesional en tu email. Además te regalo el documento "4 grandes consejos para tu carta de presentación". 100% libre de spam.