Siempre es un “trance” pasar por una entrevista de trabajo.

Nervios, incertidumbre, presión… un sinfín de sensaciones te invaden. Si además le añades al cóctel la no preparación previa, apaga y vámonos.

 

Danger, danger

Tal y como escribí hace unos meses en el artículo Entrevista de trabajo: su preparación, hay que prepararse antes de acudir a la cita. Paso indispensable si quieres optar a un resultado positivo.

Aunque la entrevista sea un “juego de dos” en el que entrevistador y candidato tienen mucho que decir, me toca avisarte de los errores más comunes que pueden arruinarla. Muchos de ellos son puro sentido común, y aún así se siguen cometiendo con demasiada frecuencia.

8 errores que aniquilarán tu entrevista de trabajo. ¡Toma nota!

1. Llegar tarde

Eso es empezar con muy mal pie.

Echa un vistazo a este artículo, a no ser que ocurra un contratiempo con suficiente peso, habrás sepultado casi con toda seguridad tu candidatura si llegas tarde a la entrevista.

Está claro que no es lo mismo llegar 5 minutos tarde que un cuarto de hora, pero si te planificas bien no tendrás que sufrir.

2. Indumentaria inapropiada

Clásico.

Existen algunas excepciones, pero por norma general has de ir vestido de manera formal. Nada de vaqueros, sandalias y bermudas en verano… Hay que usar el sentido común. Mejor pasarse que ir vestido de forma inapropiada.

3. Contestar el teléfono móvil

Sí, hay gente que lo hace. ¡Doy fe!.

A no ser que pase algo grave, el resto del mundo puede esperar para hablar contigo por teléfono.

Por supuesto, hay que dejarlo siempre en silencio, y si además puedes desactivar su vibración, mejor que mejor.

4. No prestar atención al entrevistador

Todos tenemos nuestros momentos “unicornio” en el que la mente se dispersa y viaja a saber dónde. Hablando en plata, quedarse empanado.

Puede que te suponga un gran esfuerzo porque el entrevistador es monótono y aburre hasta a las plantas, pero quedarse mirando atentamente el reloj o el cuadro de la pared no ayudarán a dar una buena imagen sobre ti.

Haz un esfuerzo y mantén la atención de toda la información que te estén aportando.

5. Mirar constantemente el reloj

En línea con el anterior punto.

Por mucho que mires el reloj, no le otorgarás el poder de ir más rápido.

Todo requiere más tiempo del que prevés (Ley de Murphy)

6. Hablar muy poco o demasiado

Una de las peores entrevistas que he tenido en mi vida fue hace unos 5 años. Cité a una chica con un buen perfil en su CV, tenía muchas ganas de conocerla.

La entrevista duró 20 minutos en los que tan sólo obtuve monosílabos, o una frase corta como respuesta a cada una de las preguntas. Lo pasé muy mal. Intenté echarla un cable y la animaba a que me respondiese las preguntas con una explicación detallada, pero no había forma.

En el otro extremo tenemos a las personas que hablan demasiado, llegando incluso a cortar las preguntas o explicaciones que esté dando el entrevistador.

En el término medio está la virtud.

7. Mentir

Una vía rápida para acabar con tu reputación profesional. No merece la pena. Si acabas siendo finalista en el proceso de selección es muy probable que te descubran y no quieran volver a considerarte nunca más en el futuro.

8. Sacar el tema del salario demasiado pronto

Espera a que sea el entrevistador el que saque el asunto. Crea muy mala impresión que al principio de la entrevista ya estés preguntando sobre el tema. Así sólo darás la impresión de querer el trabajo sólo por el salario, cuando el entrevistador busca un compromiso sincero.

Espero que hayas tomado buena nota.

Seguramente me deje algunos errores en el tintero, ¿se te ocurre alguno más?

Opt In Image
Recibe GRATIS un regalo
¡Quiero unirme a la newsletter!

Suscríbete y recibe todas las novedades y consejos de Ventaja Profesional en tu email. Además te regalo el documento "4 grandes consejos para tu carta de presentación". 100% libre de spam.